Los tres autos más poderosos y antiguos de siempre (video)

Autoshoy te explica un poquito de historia sobre los bólidos que marcaron el mundo automotriz.


No crean que la lucha por la velocidad sea una cosa de ahora… desde el invento del motor a combustión interna, los ingenieros de todo el mundo empezaron sus batallas
para demostrar sus virtudes en construir el motor más poderoso.

Brutus: 45.842 cc de cilindrada
El motor Brutus es realmente un récord. Hecho en 2006 en una sola unidad, por el diseñador Hermann Layher, este automóvil funciona con un motor V12 Bmw VI que tiene una cilindrada de 45.842 cc y fue diseñado por la casa alemana para ser utilizado en la industria de la aviación entre la primera y segunda guerra mundial. Basado en el marco del chasis de un camión de bomberos estadounidense LaFrance de 1908, el Brutus tiene una potencia de 750 caballos de fuerza, administrada por una transmisión de tres velocidades con un sistema de cadena, y alcanza una velocidad máxima de 200 km / h.

Packard-Bentley: 41.800 cc de cilindrada
Hecho por Chris Williams, un fanatico de los automóviles ingleses, el Packard-Bentley es un auto de carreras construido en un solo ejemplar tambien. Basado en el chasis de un Bentley 8 litros de 1930, se esconde debajo del capó un V-12 refrigerado por líquido de 41.800 cc y 1.500 HP (ver foto en la portada), producido en 1924 por Packard y destinado a su uso en vehículos marinos y aeronáuticos de la Segunda Guerra Mundial. Entre las características, este automóvil tiene hasta 24 tubos de escape que destacan los dos bancos del enorme motor fuera de la carrocería.

El Brutus

Fiat S76 Record 28.353cc de cilindrada
Apodado “la bestia de Turín” por su desempeño más allá de la norma, el S76, también conocido como el Registro de 300 Hp, fue construido en 2 unidades en 1911 por Fiat para batir el récord de velocidad en tierra contra las flechas plateadas Blitzen-Benz. Tenía un motor de 28.353 cc capaz de entregar 290 CV con el que alcanzó la velocidad de 225 km / h en 1912, conducido por el francés Arthur Duray en la recta de Ostende.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *