La revolución de la basura empezó VIDEO

Adiós a las protestas por el ruido que hacen los gigantescos camiones compactadores para el recojo de la basura en la ciudad: el nuevo camión eléctrico de Mack trabaja en silencio.

Esto significa que para los alcaldes de la ciudad terminaron los dolores de cabeza generados por los reclamos y las denuncias de los vecinos que viven en los centros históricos, que se molestan por el ruido de los camiones del servicio de recojo de basura en la madrugada.

La idea de Mack (una subsidiaria de Volvo) remplaza el motor a combustión interna con cuatro baterías de iones de litio con una tremenda capacidad aun no especificada por el fabricante además de dos motores eléctricos de 130 kW AC.

La transmisión es de dos velocidades para administrar mejor el rendimiento, mientras que el frenado regenerativo clásico ayuda a las baterías a aumentar su autonomía.

Según Mack, los camiones de basura parecen particularmente adecuados para la electrificación: conducen lentamente la mayor parte del tiempo que están en uso y hacen paradas frecuentes para la recolección. También siguen las rutas prescritas, por lo que es fácil predecir la distancia y volver a la misma posición al final de sus ciclos para cargar. El mantenimiento también debería ser menos frecuente para los camiones eléctricos, lo que aumenta el tiempo de actividad y la eficiencia operativa.

Este nuevo “monstruo” silencioso entrará en servicio en Nueva York a partir del próximo año. Sin embargo, el business ya está en el aire y se adelantaron los competidores chinos de BYD.

Mira el video