Las ocho reglas de oro para manejar bien

Conducir es fácil, conducir bien es difícil. Y para lograrlo es fundamental mantener la concentración. Tan pronto como nos subimos al auto, lo primero que se debe hacer es ajustar el asiento para que los brazos sujeten firmemente el volante. Los brazos no deben estar demasiado flojos o doblados. Del mismo modo, las piernas deben poder alcanzar los pedales sin estar demasiado apretadas o dobladas.

El segundo paso es ajustar el espejo retrovisor. Los espejos laterales junto con el central son los únicos accesorios que proporcionar una vista completa de todo lo que sucede detrás de nosotros.

Distancia de seguridad. No es un valor fijo, pero la distancia mínima debe ser al menos 25 metros si nuestra velocidad es de 50 km/h. Una distancia que nos permite frenar de manera segura antes cualquier situación de peligro.

Límites de velocidad. Es importante respetar los límites de velocidad impuestos por la ley, y no solo para evitar multas, sino porque ayuda a prevenir la mayoría de los accidentes. En la ciudad el límite es de 50 km/h. Estos límites se impusieron gracias a un estudio sobre seguridad vial pasiva y activa.

El volante. Como nos enseñan en la escuela de manejo, las manos en el volante deben colocarse como si fueran las manecillas de un reloj que marca las 10:15. Mantener el volante de esta manera le permite reaccionar a los obstáculos en la carretera muy rápidamente.

El uso de carriles. Permanecer siempre en su carril, especialmente cuando esté en la carretera, use el carril derecho si va más lento y el izquierdo en caso de adelantamientos.

Esto es fundamental importancia para evitar que los vehículos que lleguen de atrás cumplan maniobras peligrosas como el zig-zag.

Condiciones difíciles. En caso de niebla, lluvia, granizo, reflejos del sol, conducción nocturna, carreteras resbaladizas, son todas las condiciones que hacen que la vista y el suelo sean peligrosos. En estos casos, es bueno conducir lentamente y observar las señales a los lados de la carretera con mucho cuidado.

Distracciones. Evitar el uso de celulares mientras conduce, no debe escribir mensajes o contestar a las llamadas. Es mejor detenerse en un área de estacionamiento si es absolutamente urgente responder.

Cansancio. Es uno de los peores enemigos de la conducción es la fatiga. No se ponga detrás del volante si no has dormido mucho. La fatiga pone nerviosas a las personas y facilita la distracción.

Uso de señalizadores. Usar los guiños es muy importante para que otros conductores a su alrededor sepan la dirección que están tomando.