BMW lanza el sistema de control de velocidad para las motos

Autoshoy te explica cómo funciona el novedoso sistema de control de crucero activo ACC. Para el máximo confort y la mayor seguridad posible al manillar de una moto.


El ACC es un novedoso sistema de asistencia a la conducción que fue desarrollado por BMW en colaboración con Bosch. Gracias a la gran experiencia con sistemas de asistencia a la conducción en coches capitalizadas por ambas compañías, ahora se han aplicado para utilizarse en las motocicletas.

El nuevo ACC proporciona el máximo confort para el piloto de motos, ya que regula automáticamente la velocidad fijada por el conductor y la distancia al vehículo que va delante.

El ACC calcula la distancia del vehiculo adelante y reduce la velocidad

El sistema regula automáticamente la velocidad del vehículo cuando se reduce la distancia con el vehículo que le precede y mantiene la distancia definida por el conductor. Esta distancia puede variar en tres etapas. Tanto la velocidad de conducción como la distancia al vehículo que va delante se pueden ajustar mediante un botón. Los ajustes individuales se muestran en el tablero.
El nuevo BMW Motorrad ACC tiene dos características de control seleccionables: confortable o dinámico, en el que la aceleración y la desaceleración se modifican en consecuencia. El control de distancia también puede ser desactivado para poder utilizar el Control de Crucero Dinámico (DCC).

Al tomar una curva, el ACC reduce automáticamente la velocidad si es necesario y se intenta crear un ángulo de inclinación cómodo. Sin embargo, con un ángulo de inclinación creciente, la dinámica de frenado y aceleración se limita para mantener una conducción estable y no desestabilizar al conductor por una frenada o aceleración brusca. El BMW Motorrad ACC es un sistema de asistencia a la conducción que deja la responsabilidad en manos del conductor y le permite intervenir en todo momento.

Esto también se debe a que el nuevo ACC sólo responde a los vehículos en movimiento. Los vehículos estacionarios – como al final de un atasco o en los semáforos – no son considerados. En tales casos, el conductor tiene que frenar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *