El negocio de la gasolina sintética

En estos últimos tiempos se está abriendo un nuevo business de los combustibles amigables.

El acuerdo climático de París, mediante el cual 66 países han expresado su intención de alcanzar una economía con cero emisiones de dióxido de carbono para 2050, prevé, reducir el CO2 de los vehículos dentro de los próximos treinta años.

Los automóviles eléctricos contribuirán a esta reducción, pero, según diversas proyecciones, en 2030 la mitad de los vehículos en circulación seguirán equipados con motores de combustión interna, diésel o gasolina.

La ventaja de los combustibles sintéticos es que se pueden dispensar sin tener que cambiar la infraestructura y los vehículos, por lo que tienen un beneficio inmediato en la reducción de CO2. La única desventaja deriva de los altos costos de producción que, sin embargo, están destinados a bajar.

Según los estudios actuales, el precio de estos combustibles alcanzará 1,5 dólares por litro (excluyendo los impuestos) para 2030 y 1,1 dólares por litro para 2050.