Rolls Royce Bespoke, más allá de un auto de lujo

Rolls Royce Bespoke, más allá de un auto de lujo

Después del Red Phantom, es el turno de la Rose Phantom.
El trabajo de la división de personalizacion de Rolls-Royce avanza a un ritmo impresionante, gracias a la habilidad de sus famosos artesanos.

La última creación se refiere a la personalización requerida por un empresario de Estocolmo con una gran pasión por las flores.

El patrón escandinavo ha pedido al fabricante, compuesto por diseñadores, artesanos e ingenieros, que imaginen un automóvil en el que sus ocupantes se encuentren inmersos en una fascinante escena floral.

El equipo de la marca inglesa, dirigido por el diseñador Ieuan Hatherall, se inspiró en el hermoso jardín de rosas, el único jardín de rosas en el mundo donde crece Phantom Rose, creada exclusivamente por el especialista británico Philip Harkness.

El resultado es un triunfo de rosas que abarca todo el habitáculo, ofreciendo a sus ocupantes una visión floral creada a través de un millón de puntadas bordadas.