!Stan, el robot parqueador!

El sistema funciona de manera bastante simple. Los pasajeros que van al aeropuerto en auto dejan su vehículo en una plaza frente al estacionamiento en una especie de “cabina” donde el robot-carro, llamado Stan, engancha suavemente las ruedas del vehículo para llevarlo a un estacionamiento seleccionado gracias a un “sistema GPS de nivel militar”.

Stan, no deja un espacio libre!

El resultado es importante: más lugares y menos tiempo perdido. Los aparcamientos robóticos, además de la mejor organización y velocidad de estacionamiento, permiten que la compañía que administra el aeropuerto aumente significativamente los espacios de estacionamiento disponibles, ya que se evita que uno auto pueda ocupar dos lugares. Según la empresa de gestión privada del aeropuerto, Gatwick Airport Limited, la capacidad del parqueo aumentó de 6.000 a 8.500 plazas. Además, dado que Stan es impulsado por una propulsión eléctrica, esta solución reduce la contaminación y el consumo debido a los autos que corren en la plaza en busca de un lugar libre.