El VW Polo a gas natural le gana hasta al hibrido

El metano supera a la gasolina y al híbrido. Este es el resultado del nuevo Volkswagen Polo con motor a gas natural comprimido, cuyo componente principal es el gas metano.
De acuerdo a las diferentes pruebas técnicas ese motor emite un 34% menos de dióxido de carbono (CO2) que su hermana con motor de gasolina y un 14% menos que un modelo similar, pero con una fuente de alimentación híbrida.

Esto es lo que resulta del riguroso ecotest llevado a cabo por ADAC, el club automovilístico alemán con sede en Munich, en el Polo 1.0 Tgi impulsado por gas natural comprimido.

El automóvil se comparó con un Polo de la misma cilindrada y un híbrido Toyota Yaris. La evaluación de los gramos generados de CO2 por kilómetro por el polo a metano ha mostrado, por lo tanto, emisiones un 34% más bajas que el “gemelo” (114 g / km versus 172 g / km) y un 14% (114 g / km versus 132 g / km) más bajo que el Yaris.

Cabe señalar que Volkswagen está invirtiendo significativamente en modelos de metano y recientemente organizó los “Cng Mobility Days” en Berlín, un evento que apunta a promover ese tipo de combustible.