El futuro de los airbags habla alemán

La seguridad de la movilidad en los próximos años presenta nuevos desafíos, y combinará tecnología de seguridad activa y pasiva para activar las bolsas de aire inmediatamente antes de un choque. La protección de los pasajeros en vehículos autónomos con nuevas configuraciones de asientos es otra área en la que están trabajando los ingenieros alemanes de la empresa ZF. Al mismo tiempo, los sistemas tradicionales de seguridad pasiva están siendo diseñados para ayudar a mejorar el peso, el espacio de instalación y el rendimiento de protección.
“La seguridad de los ocupantes es primordial cuando se desarrollan nuevos vehículos para la conducción automatizada y autónoma”, afirmó el Dr. Michael Büchsner, Jefe de la División de Sistemas de Seguridad Pasiva de ZF. “Nuestro concepto del airbag lateral externo antes del choque es un gran ejemplo de cómo ZF quiere lograr su Vision Zero, un mundo sin accidentes ni emisiones”.

Diseñada para ser desplegada externamente desde el lado del vehículo, esta bolsa de aire sirve como una zona de arrugamiento adicional en caso de un accidente. Las pruebas han demostrado que puede ayudar a reducir la gravedad de las lesiones de los ocupantes hasta en un 40%.

Para ayudar a reducir el riesgo de colisión entre los ocupantes del asiento delantero o con los componentes estructurales interiores durante casos como el impacto lateral. Este dispositivo se despliega en el centro del vehículo y está diseñado para ayudar a cumplir con las futuras pruebas reglamentarias: “Los nuevos requisitos de prueba de Euro NCAP, programados para 2020, extienden los requisitos de seguridad de los ocupantes para el lado que está alejado de los ocupantes en caso de un impacto lateral”, señala Norbert Kagerer, Director de Desarrollo de la División de Sistemas de Seguridad Pasiva de ZF. “En el futuro, la bolsa de aire del lado lejano puede ser necesaria para recibir una clasificación de seguridad contra choques de 5 estrellas”.
Hoy en día, el airbag del conductor está ubicado en el volante y ambos son partes integrales del sistema de seguridad de los ocupantes. Los vehículos parcial o altamente automatizados contarán en el futuro con un volante que evolucionará con nuevas características de diseño. Además de la forma redonda clásica, también estarán disponibles en el mercado formas planas que aumentará la seguridad.