El motor eléctrico entra en una bolsa

El motor eléctrico entra en una bolsa

La mayor fortaleza de un motor eléctrico a comparación de uno a combustión interna, es su increíble sencillez y sus dimensiones muy reducidas.

El motor eléctrico se compone esencialmente de tres partes: estator (fijo), rotor (móvil) y carcasa exterior. Para destacar esos aspectos Volkswagen publicó unas fotos de su ID.3, en las cuales se puede apreciar que ese propulsor puede entrar tranquilamente en una bolsa deportiva normal.

El estator consta de unas bobinas de alambre de cobre y el rotor gira en su interior. Cuando la corriente eléctrica pasa a través de las bobinas del estator, se crea un campo magnético que hace girar el rotor.

El movimiento de rotación se basa en el principio físico de la inducción electromagnética. Es decir, cuando el rotor comienza a girar, su campo magnético tiende a alinearse con el del estator.

Actualmente hay dos tipos de motores eléctricos: sin escobillas (brushless) con imanes permanentes y los motores asíncronos. El motor sin escobillas está equipado con un gran rotor de imán permanente, que gira junto con el campo magnético del estator.
Mientras que, en los motores asíncronos, el rotor usa corriente eléctrica para generar su propio campo magnético y, en consecuencia, el rotor está detrás del campo magnético del estator.