Una réplica Ferrari se vendó a casi medio millón de dólares

Una réplica Ferrari se vendó a casi medio millón de dólares

Lo que acaba de suceder con la réplica trucha de un Ferrari 250 GT Spider California, es inaudito. Este modelo fue vendido en la subasta en Scottsdale (EE.UU.) por 400 mil dólares. Una locura, que atestigua, una vez más, el poco conocimiento del sector automotriz de algunos expertos. El precio se justifica solo porque el auto en cuestión es uno de los tres utilizados para la película “El día libre de Ferris Bueller”.

Sin embargo, este ejemplar de Ferrari viola por completo los derechos de autor, lleva marcas falsificadas y también está mal hecho: se puede ver a simple vista que no es una verdadera Ferrari California porque las proporciones generales son equivocadas. El capó es demasiado puntiagudo, el parabrisas es demasiado alto, los acabados cromados en los faros son baratos. Sin mencionar el interior y el horror del motor: levantando el capó, aparece un V8 que no es original.